Capítulo 12

En unos días no sucedió nada fuera de lo común. Abril no volvió a hablar con Diego (que yo supiera), Clara me seguía persiguiendo (aunque logré evitarla en la medida de lo posible)…. Vamos, lo normal.
Uno de esos días en los que el otoño comenzaba a dar paso al invierno, yo caminaba con Abril que se acercó a una chica de pelo negro y ojos verdes que caminaba cerca nuestras.
-¡Hola, Rocío!-se acercó a la chica y la saludó con dos besos.
-¡Tía, cuánto tiempo! No te he visto nada este verano…-dijo.
-Normal-dijo sonriendo.
-¿Por? Supuse que me llamarías alguna vez-reprochó Rocío.
-Estuve un mes en Manhattan-explicó Abril, mirándome de reojo.
-¿En Manhattan?-exclamó impresionada-¿Con Diego?
¡Ya estábamos otra vez!
-Sí, vi a Diego-evitó dar detalles Abril.
-¿Y qué?-dijo esbozando una picarona sonrisa. Abril fingió que no sabía de que hablaba-¿Vosotros ahora estáis juntos?
-No, estoy con él-dijo volviéndose hacia mí y tirando de mi mano para acercarme a ella.
-¿Y él quién es?-cotilleó Rocío.
-Mike.
-¿Mike? ¿No eres de aquí, verdad?
-No, soy de Manhattan-sonreí.
La miró, pidiendo una explicación. Abril se encogió de hombros.
-¿Te importa que te dejemos un minuto solas? Hace mucho que no nos vemos y ella tienes muchas cosas que contarme-dijo con un leve tono de reproche en la voz.
-Claro, os esperaré aquí.
Comenzaron a andar.
-¿Quieres explicarme quién es ese guapetón y qué ha pasado con Diego?-escuché preguntar a Rocío.
Me apoyé en una pared. ¿Por qué en todas las conversaciones, o, mejor dicho, en mi vida siempre aparecía Diego? Si antes me caía mal, ahora… Escuchaba hablar de él en todos los sitios. Bueno, escuchaba a Abril hablar con él a escondidas en todos los sitios. Eso de a escondidas… Dejé de comerme la cabeza y saqué el móvil del bolsillo para jugar al tetris, mi pasatiempo preferido.
-¡Hola, Mike! ¿Qué haces aquí?-Clara se acercó.
Hola, Clara. Pues nada, esperar a Abril.
Compuso una expresión de disgusto.
-Oh. ¿Te apetece dar una vuelta?
-Lo siento, no puedo-me encogí de hombros y le dirigí una sonrisa.
-Pues que pena. Adiós, tengo prisa-se alejó por la calle en la que divisé las figuras de Rocío y Abril.
-¿Esa no era Clara?-preguntó Abril al acercarse.
-Si.
-Ah, ya me pareciera.
-Yo me voy, chicos. ¡Qué disfrutéis! Encantada de conocerte, Mike y ¡Tú y yo ya hablaremos con más calma!-dijo severamente a Abril mientras la señalaba con un dedo acusador.
-¿Nos vamos?-dijo Abril mientras Rocío se alejaba.
Asentí y nos marchamos.

Bookmark the permalink. RSS feed for this post.

Leave a Reply

¡Hola! Alguien que se acuerda de comentar y hacerme feliz :) ¡¡Recuerda confirmar que no eres un robot!! xD
PD: Agradeceré tu comentario mientras no sea spam.

Search

Swedish Greys - a WordPress theme from Nordic Themepark. Converted by LiteThemes.com.