Capítulo 10

Las clases terminaron. Me levanté para marcharme y Clara me siguió. Esa chica comenzaba a agobiarme.
-¿Tienes algo que hacer hoy?-me sonrió.
Le sonreí a la vez que me encogía de hombros.
-No sé, seguro que quedaré con mi novia.
-Bueno, pero no todo el día. ¿O si?
-No-murmuré sintiendo que se me acababan las excusas.
-¿Me invitas a comer?-dijo mirándome de una manera coqueta que me dio escalofríos.
-Está bien-dije caminando hacia la salida.
Mostró una sonrisa de triunfo mientras aceleraba el paso para situarse a mi lado. Bajamos las escaleras y una voz conocida me detuvo.
-¿No saludas o qué, antropólogo?-su voz intentaba sonar divertida aunque en verdad mostraba un deje de enfado que pocas veces había escuchado.
-¡Hola!-le dediqué una sonrisa y me acerqué a ella.
-Así está mejor-miró de reojo a Clara.
Acaricié su cara y la besé, intentando disipar su enfado.
-Me parece que hoy no vamos a comer juntos-Clara se hizo notar.
No hablé y miré a Abril esperando una respuesta. No me miró y se cruzó de brazos.
-Supongo que si-musité.
-Mike, por mí ya sabes que puedes ir, que esté aquí no implica que te obligue a venir conmigo. Eres libre de hacer lo que quieras-cuando lo dijo no levantó la vista de su pie con el que estaba trazando círculos imaginarios en el suelo.
-Lo siento, Clara, ya quedaremos otro día-me disculpé dirigiéndole una sonrisa, o más bien, intento.
-Sí, no pasa nada-dijo dando media vuelta y echando a andar con aires de supermodelo.
-No tenías porque rechazarla tan abiertamente-me dijo Abril.
-No, la he rechazado. ¡Si solo es una amiga!-exclamé.
Levantó la vista del suelo y me miró con suspicacia. Caí en la cuenta del error. Ella no había dicho que fuera algo más que una amiga y yo había insinuado todo lo contrario.
Ignoró mi comentario. La abracé, intentando negar lo que había insinuado. En aquellos momentos una frase rondaba mi mente: <<¡Soy gilipollas!>> Me devolvió el abrazó, hundiendo la cabeza en mi hombro.
-Te quiero-suspiró.
-Y yo-le acaricié el sedoso pelo.
Estuvimos así un par de minutos hasta que nos separamos.
-Hablé con mis padres-dijo sonriéndome muy contenta.
-¿Y qué? ¿Cuándo me matan?-me dirigió una mirada divertida-Lo digo por hacer el testamento aunque no hay prisa.
-Me dijeron de hacer una comida especial a mediados de diciembre-musitó.
-¿Mediados de diciembre?-exclamé-¡Pero si aún no estamos en noviembre!
Se encogió de hombros, sin querer responder aunque su rostro habló sin palabras. Querían comprobar si por entonces seguíamos juntos. Tragué saliva.
-¿Dónde comemos?-cambió de tema rápidamente.
Me encogí de hombros. No tenía demasiado apetito.
-¿Elijo yo?-asentí-Vamos a mi casa que no tengo ganas de caminar.
Asentí de nuevo y nos marchamos a su casa.
A medio camino sentí que debía disculparme.
-Lo siento.
-¿El qué?-me dirigió una mirada confundida.
-Lo de antes-dije reticente a sacar de nuevo el tema de Clara.
-No ha pasado nada-negó ella aunque no se lo creyó.
Bufé. ¡Qué difíciles eran algunas cosas! Llegamos a su casa donde comimos unos macarrones con salsa de tomate. Nos tumbamos en el sofá y me quedé dormido.

Bookmark the permalink. RSS feed for this post.

One Response to Capítulo 10

  1. Sólo he leido el primer capitulo, pero prometo seguirlo siempre que pueda! se te da muy bien escribir, sigue así !
    Te sigo:)
    Besoss.

    ResponderEliminar

¡Hola! Alguien que se acuerda de comentar y hacerme feliz :) ¡¡Recuerda confirmar que no eres un robot!! xD
PD: Agradeceré tu comentario mientras no sea spam.

Search

Swedish Greys - a WordPress theme from Nordic Themepark. Converted by LiteThemes.com.