Capítulo 36

Caminamos cogidos de la mano.
-Aún es pronto, paseemos-asentí. Debía admitir que estaba algo nerviosa. ¿Cómo serían sus padres? Si eran como Mike y Rachel no tenía de que preocuparme.
-¿A dónde vamos?-pregunté.
Se encogió de hombros.
-¿No visitaste la Catedral de Sr. John The Divine?
Negué con la cabeza.
-Pues vamos-Mike cambio drásticamente de dirección.
-¿Qué sabes de esa catedral?
-Fue construida en 1892 y es de estilo gótico. Ya la verás.
El camino se me hizo eterno. Estaba más lejos de lo que pensaba. Pero mereció la pena. Una estatua de un ángel nos dio la bienvenida. Era una catedral enorme. Las cúpulas adornaban sus torres. No había mucho más que describir. Era una catedral gótica. Imaginaos una. Pues ahí se acaba la cosa. Nos sentamos en unas escaleras que había delante de la catedral. Empezaba a hacer un calor sofocante. Faltaban dos horas para la comida.
-Habrá que caminar hacia mi casa-dijo Mike levantándose y tendiéndome la mano. Asentí y se la agarré.
El tiempo pasó y el camino se fue acortando hasta que nos detuvimos delante de un portal amplio, con las paredes pintadas de naranja claro y el suelo de baldosas. Mike sacó unas llaves del bolsillo y abrió la puerta. Me instó a pasar delante. Esperamos el ascensor que Mike llamó. Entramos y Mike pulsó un botón. El cuarto piso. Al subir, el ascensor, emitía un ruido muy desagradable. Un zumbido similar al que haría un enjambre de abejas cabreadas, pensé. La puerta se abrió a un pequeño recibidor donde tres puertas iguales nos llevarían a tres casas diferentes. Mike se dirigió a la de la derecha, el cuarto C. Abrió la puerta que daba a un recibidor cuadrado, de color amarillo pálido. Dejó las llaves en un mueble bajo, de madera que había a la izquierda de la puerta.
-¡Papá! ¡Mamá! ¡Ya estamos aquí!-voceó.
-¡Genial! Id al salón.
Mike me condujo a una habitación grande. Las paredes estaba pintadas de color arena. Un mueble grande, blanco estaba en la pared más alejada de la ventana donde se encontraban los sofás del mismo color que las paredes. Una alfombra en tonos naranjas se hallaba debajo de una mesa. Mike se sentó en un sofá y me indicó que me sentara a su lado. Continué observando la habitación. En las paredes había fotos, de unos señores bastante mayores que supuse que eran sus abuelos, de un matrimonio con dos niños pequeños, una niña y un niño, Mike y Rachel ya mayores…
Una mujer entró en la habitación. Tenía el pelo de un rubio clarísimo y unos ojazos azules iguales a los de sus hijos. Era menuda y de aspecto amable. Sonrió al verme, le devolví la sonrisa, algo nerviosa. Iba vestida de una forma muy juvenil.
-¡Hola, yo soy Maggie, la madre de Mike!-se acercó y me dio dos besos.
-Yo soy Abril.
-Mike nos habla muchísimo de ti.
Lo miró y se encogió de hombros, sonrojado.
-Ahora mismo viene Adam, el padre de Mike. ¡Adam! Ya está aquí la amiga de Mike.
Mike se acercó a mi oído:
-Son especialistas en avergonzarme-murmuró.
-¿Qué decías, cariño?-le dio un coscorrón cariñoso.
Un hombre entró por la puerta. Tenía el pelo color castaño claro y los ojos negros. Era alto y tenía aspecto de ejecutivo o algo por el estilo. Me sonrió. Era la sonrisa de Mike. Ya sabía de quien la había heredado.
-Ya veo, tú eres la chica que trae loca a mi Mike-me puse como un tomate.
Miré a Mike que estaba del mismo color que yo, más si cabe aún.
-Mamá, papá-farfulló-¿Comemos ya?
-Todavía no. Rachel fue a comprar con Tiffany y todavía no ha vuelto.
-¿Eres española, verdad?-preguntó la madre de Mike.
-Sí, de Barcelona, señora-musité.
-¿Señora? Llámame Maggie. Nosotros tenemos unos amigos allí, ¿verdad, Adam?
Adam asintió.
-¿Así que trabajáis juntos?-preguntó el señor… Adam.
-Sí-dije, esperando que Rachel llegara de una maldita vez.
Maggie se alejó diciendo que iba a ver que tal estaba la comida. Mike aprovechó para decirle a su padre que iba a enseñarme su habitación. Nos alejamos del salón para entrar en la tercera puerta del pasillo, del lado izquierda. Abrió la puerta y, después de que entráramos, cerró. La habitación era de color verde mar. La ventana estaba abierta y dejaba entrar los sonidos de la calle. Mike se tiró en la cama, suspirando. En las paredes había algún póster de All Time Low, su grupo favorito y unas estanterías abarrotada de libros, fotos y, sobre todo, recuerdos.
-¡Qué pesados! Cuando Rachel trajo a Jake a comer no se comportaron así. Fueron más, discretos.
Reí.
-Puedes sentarte-señaló con la cabeza la silla de escritorio donde se encontraba un ordenador de sobremesa.
Acepté el ofrecimiento.
El timbre sonó y la voz de Rachel nos llegó, lejana, amortiguada.
-¡Hoooooooola!
Al cabo de unos instantes la puerta de la habitación de Mike se abrió y Rachel entró.
-¿No te digo siempre que llames antes?-refunfuñó Mike.
-¡No!-negó su hermana-Hola, Abril. Dice mamá que vengáis a comer.
Me levanté y seguí a Rachel hasta la cocina que estaba decorada con azulejos de color marrón clarito. Esperé a que me dijeran donde debía sentarme.
-Siéntate ahí-me indicó Maggie.
Hice lo que me pidió, sentándome en la esquina junto a Rachel. Maggie sirvió la carne asada que estaba buenísima. Durante la comida casi no hablamos y nada más terminar Mike preparó su bolsa de playa y nos marchamos.

Bookmark the permalink. RSS feed for this post.

6 Responses to Capítulo 36

  1. Muy buen el capituloe estaba deseando leerlo!! Me encanta!! no puedo ni esperar al siguiente ^.^
    Saludos!! y besos!! ;D

    ResponderEliminar
  2. Genial!! Tienen pinta de ser unos cachondos :P jejejej
    Espero el siguiente y perdon por no leerlo antes :S No tengo tiempo para casi nada...
    Bess!

    ResponderEliminar
  3. :) Está bien aunque si hubieras descrito la catedral habría quedado aún mejor. Me encanta ! Sigue así (:

    ResponderEliminar
  4. Los padres parecen majos. ¿La historia de Diego entonces ya ha terminado o volverá a liar las cosas de aaquí al final? :P

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado mucho, y tengo ganas de que publiques pronto. =) Me gusta tu forma de escribir. ¡Besos y muffinazos! ♥

    ResponderEliminar
  6. tengo ganas de saber que va a pasar ahora :)enseiro estoy en blancoo!! jajaja me encantaa!

    ResponderEliminar

¡Hola! Alguien que se acuerda de comentar y hacerme feliz :) ¡¡Recuerda confirmar que no eres un robot!! xD
PD: Agradeceré tu comentario mientras no sea spam.

Search

Swedish Greys - a WordPress theme from Nordic Themepark. Converted by LiteThemes.com.