Capítulo 35

Domingo. Me quedaban ocho días en Manhattan. No podía creerme lo rápido que había pasado el tiempo. Luego tendría que pasar más de un mes, casi dos, sin ver a Mike. Me deprimí un poco. Bostecé. Era demasiado pronto para pensar. Me dejé caer de nuevo en la cama. Permanecí así unos minutos, hasta que me obligué a levantarme. Me fui a la ducha. Puse música en la radio. Sonaba All Time Low:Now this place is familiar to him
She pulls on his hand with a devilish grin

She led him upstairs, she led him upstairs
Let him dying to get in
Otra melodía comenzó a sonar. Love the way you lie. Mi móvil. Fuera quien fuese tendría que esperar. Salí de la ducha con el albornoz puesto y busqué el móvil para ver quien me había llamado. Love the way you lie comenzó a sonar de nuevo. Miré el nombre de la persona que llamaba. El corazón me dio un vuelco. Mike.
-Hola, Mike-¿qué querría tan pronto? Aún no eran las siete. Me había acostumbrado a esos horarios tan… extraños.
-Buenos días,¿eh, maleducada?-bromeó. Esperé a que hablara pero siguió en silencio-Estoy esperando que me saludes-rió.
-Buenos días, pesado-refunfuñé aunque en mi habitación, sonreí.
-Así está mejor-aprobó Mike.
-Bueno, ¿qué es lo que quieres tan pronto?
-¿Te desperté?-preguntó Mike, repentinamente preocupado.
-No, me estaba duchando-¿quería ir al grano de una vez?
-¿Desayunaste?-¿a qué venía eso?
-No, ¿por?-estaba realmente intrigada.
-¡Ah, genial!-exclamó-No te muevas de donde estés-me advirtió.
-¿Por?-¿me contestaría de una maldita vez?
-No te lo puedo decir. No hagas nada. Nada. ¿Me entiendes?
-Sí.
-Nada de nada. No hagas absolutamente nada.
-Espera, espera ¿qué tenía que hacer?-bromeé.
Bufó.
-No hagas nada.
-Ya lo entendí-protesté-¿Pero porqué?
-Luego te lo digo. Adiós-colgó, dejándome con la palabra en la boca.
Suspiré mirando el teléfono. ¿Qué le pasaba ahora? Me fui a vestir. Sí, me había dicho que no hiciera nada pero… ¡no me iba a quedar en albornoz! Me vestí con lo primero que encontré y me sequé el pelo. Volví a tumbarme en la cama. ¿Qué se suponía que iba a hacer ahora? ¿Mirar las musarañas? Empezaba a aburrirme. Cogí la Blackberry y me conecté a Internet. Entré a mi perfil de una conocida red social y miré mis comentarios, mensajes privados y peticiones de amistad. En cuanto acabé me desconecté. Pensé en llamar a Mike pero no estaba muy segura. ¡Si en diez minutos no me llamaba se iba a enterar! La culpa la tenía yo por hacerle caso. Sacudí la cabeza, divertida. Hacía todo lo que me decía, cumpliéndolo a pies juntillas. El timbre de la puerta sonó. Una vez, dos, tres como si fuera una graciosa melodía. ¿Quién sería? Volvieron a llamar.
-¿Quién?-pregunté a través del telefonillo.
-¡Yo!-Mike. Supe que era él pero decidí tomarle el pelo por no contarme nada.
-Lo siento, no soy adivina-contesté con la mejor nota de aflicción en mi voz que fui capaz de entonar. Colgué el telefonillo, divertida.
Mike volvió a llamar.
-¡Soy Mike! Ábreme, anda-suplicó. Le abrí.
-Porque eres tú que si no…
Subió. Me miré en el espejo. Si lo hubiera sabido me hubiera arreglado más. Llamó al timbre, insistente.
-¡Ya voy!-me dirigí con toda la tranquilidad y calma que fui capaz de reunir.
Abrí la puerta y ahí estaba. Con unos vaqueros claros, piratas y una camiseta verde bosque. ¡Qué ridículo sonaba eso de verde ``bosque´´! Cada bosque tiene un color diferente. Dejémoslo en verde oscuro. Llevaba una bolsa en la mano. Sonrió ampliamente y se acercó a mí. Introdujo la mano entre mis cabellos, todavía algo húmedos. Lo hizo con calma. Sentí como mi respiración se aceleraba. Se acercó a mí y me besó. Le devolví el beso y ambos nos dejamos llevar. Permanecimos unos minutos así, unidos por ese instante mágico e irrepetible en que nuestras bocas se rozaron fundiéndose en una sola y luego, nos separamos.
-¿Vamos a la cocina?-asentí, impresionada por lo que había sentido apenas un instante antes.
Precedí a Mike que caminaba detrás de mí, silbando, despreocupado. Nos sentamos en la cocina y fui a preparar el desayuno.
-¿Desayunaste?-pregunté.
-No, a eso vengo-me sorprendí.
-¿Vienes aquí a desayunar? Yo que estaba pensando que tenía un novio romántico pero solo vino a mi casa a desayunar…-había utilizado la palabra ``novio´´. Entonces Mike ya era mi novio, oficialmente.
Él rió.
-No, tontina. Te traje el desayuno-sacudió la bolsa delante de mis narices.
-¡Oh, qué amable!-lo besé. Fue un beso fugaz.
Sacó dos vasos de cartón de Starbucks (me pregunté cual estaría abierto a esas horas) y unos cruasanes rellenos de mermelada. El mío era de frambuesa.
-Oye, ¿cómo sabías que la frambuesa es mi sabor de mermelada favorito?
Se encogió de hombros.
-Intuición masculina-sonrió socarronamente y siguió masticando su cruasán relleno de mermelada de melocotón.
Terminamos de desayunar.
-Hace un bonito día para ir a la playa ¿no te parece?-preguntó Mike. Me encogí de hombros.
-Si quieres ir…
-¿No te apetece?
-Si te apetece ir a ti, vamos-sonreír.
-Con estar contigo me basta-miraba al suelo cuando lo dijo, esperando mi reacción. Me sonrojé. Me acerqué a él y le alboroté el pelo, cariñosamente.
-Damos un paseo, llevo las cosas preparadas y tú te pasas por tu casa a por el bañador y eso ¿ok?-le susurré al oído antes de besarle.
-Perfecto-respiró hondo y me acompañó a mi habitación donde preparé mis cosas.
-¿Abril?
-¿Sí?-pregunté sin levantar la mirada de lo que estaba haciendo.
-¿Qué te parecería venir a mi casa y conocer a mis padres?-me quedé de piedra. ¿Me iba a presentar a sus padres?-No, mejor no… No sé en que pensaba…-se disculpó pensando que me había enfadado.
-No, Mike, está bien, vamos-asentí con la cabeza, intentando reforzar mis palabras.
-¿Estás segura? Si no quieres no pasa nada…-continuó.
-Segurísima. Voy a cambiarme-Mike se levantó de la cama donde se había sentado y fue al salón a llamar a sus padres.
Para la ocasión elegí un vestido naranja, corto, de flores con falda de volantes. Me calcé unas sandalias romanas negras y cogí la bolsa, diciéndole a Mike que nos podíamos ir.

Bookmark the permalink. RSS feed for this post.

7 Responses to Capítulo 35

  1. Hello manhattamiga !
    Sé que falta poquito para que termines pero... Yo te seguiré hasta el final (:
    Erik es supermajo y aunque muy directo (sus padres? waa! *__*) es monisisimo. Pero que pasará cuando Abril vuelva a España ?? :$ Estaré atenta :)

    ResponderEliminar
  2. Me encanta, me encanta, me encanta! *__*
    Quiero más! :D

    ResponderEliminar
  3. Ohhh!!!!!Me gusta mucho!!!!Y tengo una canción que puede que le venga de lujo a tu historia, jejeje.

    Un besitooo

    ResponderEliminar
  4. OMG!! ESTOY EMOCIONADISIMA CON ESTE LIBRO, ES ALGO INCREIBLE!!! Y ME ENCANTA!! UNAS GANAS QUE TENGO DE LEER EL SIGUIENTE CAPITULO!!! :D

    ResponderEliminar
  5. P.D.: María el Capítulo 3 de mi libro ya está. Espero que lo leas y ¡te guste! un beso!!

    ResponderEliminar
  6. OOOOOOOOOOOOOOOOOOOooooooB¡HHHhhhhhh
    Me gusta muuuuucho...
    Nada más que decir :D
    Besos

    ResponderEliminar
  7. He hecho algo que te puede interesar^^ Mira la columna de gadgets de la derecha de mi blog, debajo del gadget "Campañas:)" y del "share♥". Hay algo tuyo:)

    ResponderEliminar

¡Hola! Alguien que se acuerda de comentar y hacerme feliz :) ¡¡Recuerda confirmar que no eres un robot!! xD
PD: Agradeceré tu comentario mientras no sea spam.

Search

Swedish Greys - a WordPress theme from Nordic Themepark. Converted by LiteThemes.com.