Capítulo 24

A la mañana siguiente salió el sol. Me acordé de la canción de Shakira:
Y un día después de la tormenta
Cuándo menos piensas sale el sol
De tanto sumar pierdes la cuenta
Porque uno y uno no siempre son dos
Cuándo menos piensas sale el sol.
Sonreí. Me encantaban esas canciones que eran perfectas para cada momento. Me fui al trabajo muy contenta. Me gustaba trabajar en la heladería: el trabajo estaba bien y, sobre todo, el poder disfrutar de la compañía de Mike. Caminé contenta. Las calles estaban ligeramente mojadas y se corría el riesgo de resbalar pero era un día precioso. El arco-iris se reflejaba en los numerosos charcos que poblaban el suelo pero la mayoría de la gente se encontraba demasiado ajetreada como para reparar en esas pequeñas cosas. Caí en la cuenta del tiempo que llevaba en Manhattan, ya habían pasado casi dos semanas. Tantas cosas habían sucedido desde aquel trece de julio…
Diego acudió a mi mente. En el fondo, lo echaba de menos. No se pueden borrar tantos años de amor de un plumazo aunque estuviera intentando hacer borrón y cuenta nueva. Diego había sido y siempre sería mi primer gran amor. Aunque estuviera equivocada no pensaba olvidar todos esos años. Formaban parte de mi vida y siempre lo harían. Guardaría un cariño especial hacia Diego aunque no fuera como yo pensaba. Me costaría perdonarlo pero sabía que acabaría por hacerlo.
Suspirando atravesé la puerta de la heladería. Mike me sonrió pero no hablamos ya que había clientes en el local y Mike los estaba atendiendo. Parecía que ese iba a ser un día movidito. Y no me equivocaba. Nunca había visto acudir a tanta gente a Mc Gregor. Mike y yo apenas tuvimos tiempo de dirigirnos la palabra y las veces que lo hicimos fueron para preguntar si quedaban servilletas, tarrinas de los helados o vasos de plástico para los batidos. A la salida vino Rachel con Jake. Aunque vinieron por separado me percaté de que habían acordado verse en la heladería. Rachel me preguntó que planes tenía y yo me encogí de hombros. No había pensado en hacer nada.
-Humm… ¿Por qué no vienes con nosotros?-se refería a Mike, Jake y ella misma.
-¿Qué pensáis hacer?-Rachel miró a Mike y Jake que se encogieron de
hombros. Ella hizo lo mismo.
-Ni idea. Algo se nos ocurrirá.
-Buen plan, me apunto. Me gustan las improvisaciones-sonreí. Rachel me devolvió la sonrisa mientras se apartaba el rubio flequillo de los ojos.
-Habrá que comer primero-dijo Mike frotándose el estómago. La verdad es que yo también tenía hambre.
Todos le dimos la razón. Fuimos a comer a un Mcdonalds. Yo pedí una ensalada césar y Rachel una mediterránea. Mike un Mcpollo al igual que Jake. Todos bebimos Coca-cola. La ensalada me supo genial porque estaba hambrienta y supe que lo mismo le sucedió a Mike. Al terminar de comer, pagamos y nos marchamos a pensar que hacer. Decidimos ir a Brooklyn. Cogimos el metro y, otra vez, me senté junto a Mike. Me sentí un poco agobiada aunque no había razón alguna. Rachel me miraba de una forma extraña, como evaluándome. Miraba atentamente todos mis movimientos. Mi móvil comenzó a sonar en el interior de mi bolso. Lo saqué y contesté. Hablé durante unos minutos con mi madre. Le conté que estaba con una amiga, su hermano y otro amigo de ellos y que íbamos camino de Brooklyn. Me advirtió que tuviera cuidado y que la llamara por la noche.
Llegamos a la estación. La gente bajó a empujones. Nosotros esperamos ya que no teníamos prisa. Subimos las escaleras mientras yo no dejaba de mirar a ambos lados. Brooklyn. Esa ciudad de la que tanto había oído hablar y que había visto en tantas películas. Mike me dijo que iríamos a visitar el Brooklyn Heights Promenade, ese paseo tan conocido y tan hermoso. Atenta a las explicaciones de mis ``guías´´ disfruté muchísimo. Me sentí afortunada al tener amigos tan fantásticos como ellos. Fuimos a algún otro lugar emblemático pero, sin duda, mi lugar favorito de Brooklyn sería ese. Me acordé de un libro que se desarrollaba en Brooklyn. Beastly de Alex Flynn. Era un libro muy, muy romántico y muy ameno de leer. Pensando en el libro seguí paseando con mis amigos. Al cabo de un rato fuimos a un Starbucks y compramos unos cafés para llevar y en una pastelería unos bollos de chocolate. Rachel y Jake empezaron a tontear y Mike y yo nos quedamos atrás donde él me confesó que sabía que Jake y Rachel habían empezado a salir juntos. Me encogí de hombros y no comenté que ya lo sabía porque pensé que podría enfadarse. Sonreí mirándolos. Parecían muy felices juntos y hacían muy buena pareja. Mike buscó mi mano y yo dejé que la cogiese. Me sentía a gusto, protegida. El hormigueó se intensificaba por momentos. Pero era un cosquilleo agradable. Empezaba a tener dudas sobre mis sentimientos hacia Mike. Rachel y Jake nos sobresaltaron volviéndose hacia nosotros que estamos desprevenidos pero nos soltamos la mano velozmente pero a Rachel ese gesto no le pasó desapercibido.

Bookmark the permalink. RSS feed for this post.

3 Responses to Capítulo 24

  1. Cuando han empezado a salir Jake y Rachel¿? Me encanta.... :D

    Gracias por subir tan rapido :) Espero es siguiente...

    ResponderEliminar
  2. Qué monos los 4 :) Seguro que en el próximo capítulo viene Diego a fastidiar jajaja

    ResponderEliminar
  3. Oooooh! :)
    Que monoos Rachel y Jake :$
    Seguro que Abril y Mike acaban liándose o algo prontoo, harían muy buena parejaa! A ver si se olvida ya del imbecil de Diego :)
    Un beso (L)

    ResponderEliminar

¡Hola! Alguien que se acuerda de comentar y hacerme feliz :) ¡¡Recuerda confirmar que no eres un robot!! xD
PD: Agradeceré tu comentario mientras no sea spam.

Search

Swedish Greys - a WordPress theme from Nordic Themepark. Converted by LiteThemes.com.