Capítulo 21

Me desperté de mal humor porque no había dormido casi nada en toda la noche. La razón no la conocía. Me metí en la ducha esperando que el agua caliente aplacase mi enfado. Odiaba sentirme así sin motivo e intenté animarme en la medida de lo posible. Permanecí mucho tiempo bajo el chorro de agua. Sin pensar, solamente, respirando. En cuanto salí de la ducha y vi la hora solté una palabrota. El día no estaba mejorando, precisamente. Me vestí corriendo y me quité la mayor humedad del pelo con el secador pero, en cuanto lo libré de bastante agua, cogí mis cosas y salí corriendo por la puerta. Aunque fui a la mayor velocidad posible cuando llegué Mike ya estaba dentro, trabajando.
-Hola-dije jadeando mientras me dirigía a la puerta que se hallaba detrás del mostrador. Dejé mis cosas allí y me puse la camiseta ``oficial´´ de la heladería.
-Hola, ¿has corrido la maratón esta mañana antes de venir a trabajar?-dijo Mike, burlón.
-Jajajaja, muy gracioso-la broma no me hizo gracia. Todavía seguía de mal humor.
-¿A que sí? Debería de hacerme monologuista-comprobé que estaba de buen humor aunque, la verdad, es que nunca lo había visto de mal humor.
-Sí, triunfarías.
-Me presentaré a la próxima edición de ``Tú si que vales´´-ambos reímos.
-Quedarías el primero.
-No lo dudes-callamos porque entraron algunos clientes y tuvimos que volver al trabajo.
Mike me había animado un poco el día y mi mal humor estaba empezando a esfumarse. Al poco rato volvimos a quedarnos solos.
-Así que ayer estuviste con mi hermana y sus amigas-me sorprendió que sacara el tema ahora y no antes pero no le di importancia.
-Sí, fui a la piscina y me las encontré, más bien, Rachel me encontró a mí-le sonreí.
-Ya, ya me dijo-me devolvió la sonrisa. Su sonrisa eliminó los restos del enfado de esa mañana. Su sonrisa era como la luz de un faro entre la niebla, brillaba pese a las circunstancias.
-Las amigas de Rachel son muy agradables.
Mike asintió con la cabeza. Al cabo de un rato volvió a hablar:
-Esto, Rachel te dijo algo sobre…sobre-le miré interrogante-Déjalo, da igual.
-No, ¿qué querías?
-Nada-se puso rojo como un tomate y eso lo delató.
-¿Qué querías preguntar, Mike?-insistí aunque notaba su incomodidad.
-Era una tontería-sacudió la cabeza y apartó la mirada.
-Pues pregúntala-el tema empezaba a interesarme de verdad. ¿Qué sería aquello que Mike no me quería decir?
-Bah, ya me he olvidado-no pregunté más aunque sabía que me estaba mintiendo.
Zanjamos el tema y no hablamos mucho más esa mañana. Antes de salir, Mike me preguntó si tenía planes para aquella tarde y le contesté que no. Me preguntó si quería pasar la tarde en Long Island con él. Acepté y le pregunté si Rachel vendría, pareció entristecerse un poco y dijo que no lo sabía. Salió unos minutos del trabajo y la llamó. Ella aceptó y, a Mike se le ocurrió que también podría venir Jake ya que, hacía mucho tiempo que no se veían. Quedamos todos a las cuatro y media en la estación de metro para ir a Long Island.
A la salida del trabajo apuré el paso para preparar la comida y coger el bikini y la toalla que, por suerte, había introducido en la lavadora la tarde anterior. Ya estaban lavados y secos así que, una cosa menos. Preparé una ensalada de tomate con jamón y la comí velozmente. Descansé un poco en el sofá y, a continuación me cambié de ropa y salí a las calles de Manhattan.
Caminé hasta la estación de metro y busqué con la mirada a Mike, Rachel y Jake pero todavía no habían llegado ya que era demasiado pronto. El siguiente en llegar fue Jake que me saludó amablemente y ambos comenzamos a hablar. Me contó que sus abuelos maternos eran italianos y que él había vivido en Italia hasta los cinco años, edad en la que dejó el país cuando sus padres se quedaron sin trabajo y fueron a trabajar a Nueva York porque allí trabaja de rector en una Universidad el hermano de su padre. También me dijo que tenía dos hermanos mayores, de veintiséis y veintinueve años y una hermana pequeña de nueve. Hablamos de música y cine, de arte y literatura… Mike y Rachel aparecieron y se unieron a nuestra conversación mientras esperábamos el metro. Al cabo de un cuarto de hora subimos todos al tren dispuestos a pasar una tarde inolvidable.

Bookmark the permalink. RSS feed for this post.

2 Responses to Capítulo 21

  1. Primera :D Soy tu fan nº 1 jejeje
    Espero que Mike le diga pronto a Abril lo que siente por ella, porque me da a mi que el Jake también está interesado ;) Bueno, espero el siguiente
    Ah y ya está el capitulo 10 de "La Bendición"
    BESOS!!

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho tu blog, y como sé la de sonrisas que hace un nuevo seguidor, desde hoy te sigo.
    Yo también tengo un blog y me haría ilusión que tú también me siguieras.
    Es este:
    http://paraalimentarmedetisolonecesitotuaire.blogspot.com/
    Te espero, pasate, me harías feliz como yo te e echo a ti.
    Un besazo, y te esperoo!

    ResponderEliminar

¡Hola! Alguien que se acuerda de comentar y hacerme feliz :) ¡¡Recuerda confirmar que no eres un robot!! xD
PD: Agradeceré tu comentario mientras no sea spam.

Search

Swedish Greys - a WordPress theme from Nordic Themepark. Converted by LiteThemes.com.