Capítulo 16

-Quiero que volvamos a ser amigos. Sé que no lo conseguiré hasta que me disculpe y te explique porque no acudí el otro día a nuestra cita. En ese momento no me preocupé demasiado pero ahora lo entiendo. Para ti era importante y sé que un verdadero amigo no haría eso. Tú nunca me fallaste y yo a ti si.-no dije nada-Siento tanto todo lo que dije e hice. Espero que puedas perdonarme.
Entonces yo tomé la palabra:
-Tienes razón. Veo que estás arrepentido y te perdonaré-vi que se alegraba- pero antes tendrás que explicarme que fue tan importante para no venir a nuestra cita y no contestar a mis llamadas-no mencioné nada de que esa noche estuviera cenando con Alana.
Suspiró. Pasados unos segundos comenzó a hablar:
-Alana es la hija del rector de la Universidad. Yo no puedo pagarme la matrícula y necesito conseguir la beca- se detuvo y me miró. Parecía esperar que yo dijese algo pero permanecí en silencio-Ese día por la mañana, Alana me llamó. Iba a ir a comer con su padre y luego iríamos a dar un paseo a su casa de campo de las afueras de Nueva York. No fui a nuestra cita por eso.-me quedé petrificada al comprender.
¿Estaba con esa chica para conseguir la beca? Debía de estar equivocada, él nunca fue así. Diego nunca estaría con alguien para conseguir algo. ¿O sí?
-¿Estás con Alana solo para conseguir la beca?-la pregunta lo cogió por sorpresa. Se avergonzó y empezó a tartamudear.
-Yo no… Yo… Esto, no es lo que parece… Yo, Abril…-no dijo dos palabras seguidas que tuviesen sentido.
-¿Estas con esa chica para conseguir la beca, si o no?-no contestó- Vamos, Diego es una pregunta muy fácil y tú eres un chico muy listo. Contéstame. Sé sincero.
-Sí pero yo en el fondo la quiero…
-Cállate- me obedeció-¿Vienes a pedirme disculpas y me confiesas esto?
-Tú preguntaste-me quedé de piedra.
Me eché a reír.
-Y me dices que la culpa es mía por preguntar. Te voy a contar una cosa. Llevo años enamorada de ti. Para mí siempre fuiste perfecto-callé unos instantes esperando su reacción. Pareció sorprenderse pero no dijo nada, así que continué-La verdadera razón por la que vine a Manhattan fue para que tú me quisieras-me costó sincerarme con él pero debía saber esto. No lo miré mientras lo dije-Vine aquí y me encuentro con que tienes novia. Y ahora veo como realmente eres. No eres como pensaba-no me interrumpió en ningún momento- ahora que por fin he abierto los ojos veo como eres realmente y no me gusta nada en lo que te has convertido.
-Abril, no digas tonterías. Soy el mismo de siempre y, ¿qué es eso de que estás enamorada de mí?
-No son tonterías y, si siempre fuiste así me engañaste. Y, para terminar, yo no estoy enamorada de ti lo estuve pero ahora ya no-sentía que mi mente estaba cubierta de niebla y ahora se había despejado dejándome ver como era realmente Diego.
-No entiendo nada-se acercó la mano a la frente y se apartó el pelo de los ojos.
Suspiré.
-Adiós, Diego-dije mientras me levantaba y me dirigía hacia la salida.
-Espera, ¿adónde vas?-se puso en pie y se acercó a mí mientras yo me detenía.
-A mi casa.
-Pero necesitamos hablar.
-No hay nada más de lo que hablar, Diego-mi voz sonaba dura pero esta vez no me dolió hablarle de ese modo.
-Pero no entiendo…
-No hay mucho que entender. Yo estaba enamorada de ti, vine aquí por ti y he descubierto que no eres como yo pensaba. Fin de la historia-sin dirigirle una última mirada, di media vuelta y me marché. Él no hizo amago de retenerme.
No estaba confusa como había estado los días anteriores. Ahora lo comprendía todo. ¡Qué equivocada estuve!
En casa preparé la comida (una pizza) ya que no tenía ganas de cocinar. Había querido a Diego sin conocerlo. ¡Qué tonta fui! No sabía como había estado tanto tiempo sin ver como era realmente. Era horrible, pobre Alana. Seguro que en cuanto consiguiera su beca la dejaría. Diego era egocéntrico y manipulador. No era un chico amable y cariñoso, en quien pudiera confiar, era todo lo contrario. No dejé de pensar lo equivocada que estuve todos esos años en toda la tarde. Por la noche puse una película de miedo que había traído en un USB y la vi mientras comía un paquete de palomitas sabiéndome liberada de problemas.

Bookmark the permalink. RSS feed for this post.

6 Responses to Capítulo 16

  1. K IDIOTA¡¡¡¡¡¡¡¡ ES UN CABRÓN¡¡¡ Me alegro de k Abril le dijera k estuvo enamorada de él pero k ahora ya no lo estaba, eso kiere decir k lo mas probable esk tenga una historia de amor con Mike XD Ojala¡¡¡¡

    Espero cn impaciencia el prox capi
    BSS

    ResponderEliminar
  2. alaaa D:
    quieeroo otroo capiituuloo peroo yaaa
    :D

    ResponderEliminar
  3. Como esta la cosaaa, quiero más y más

    ResponderEliminar
  4. Qué cabrón!! Abril tendría que avisar a Alana!!

    ResponderEliminar
  5. Chica, cada día me encanta más... :) Yo creo que en el fondo Diego es una buena persona.

    ResponderEliminar
  6. Será idiota!! Cómo ha podido hacer eso¿? Ese tío solo piensa en si mismo!! Y si le rompe el corazón a alguien a el le dará igual seguro!!

    ResponderEliminar

¡Hola! Alguien que se acuerda de comentar y hacerme feliz :) ¡¡Recuerda confirmar que no eres un robot!! xD
PD: Agradeceré tu comentario mientras no sea spam.

Search

Swedish Greys - a WordPress theme from Nordic Themepark. Converted by LiteThemes.com.