Capítulo 10

No sucedió nada interesante hasta dos días después de mi ``cita´´ con Diego. Estaba en el salón descansando. Mi teléfono sonó y me sorprendí al ver que era Diego. Contesté.
-Hola, Diego-¿qué querría?
-Hola. Te llamo porque…- me extrañó mucho notarlo algo dubidoso-Como el otro día lo pasamos tan bien me gustaría saber si te apetece quedar un día de estos y vamos a visitar la Estatua de la Libertad o lo que quieras-soltó todo eso de corrido, sin respirar. Su petición me dejo algo confusa pero en seguida me recompuse.
-Claro, genial-en el salón de mi apartamento dejé escapar una sonrisa-¿Cuándo te apetece quedar?
-Hoy tengo cosas que hacer pero mañana tengo libre ¿tú?
-¿Por la tarde?-mi turno en Mc Gregor era solo por la mañana.
-Sí, perfecto.¿Qué te apetecería visitar?
-¿La estatua de la Libertad?-pregunté.
-Genial. ¿Te puedo contar una cosa?-no esperó a que contestara-No lo cuentes ¿eh? En mis ratos libres soy guía turístico de Nueva York-lo dijo en tono de confesión. Prorrumpí en carcajadas. Él también.
-¿Quedamos allí?-Diego fue el que primero fue capaz de dejar de reírse.
-Genial,¿mañana a las 5?¿A la entrada?-pregunté.
-Fantástico. Trae la cámara.
-Entendido.
-Hasta mañana ¡Un beso!
-Lo mismo-colgué.
¡Mañana tenía una cita con Diego! ¡Y era él quien me había llamado! ¡No yo! Estaba rebosante de alegría. Fui a mi armario para seleccionar la ropa que me pondría al día. Sabía que todavía faltaban muchas horas pero al día siguiente tendría que llegar del trabajo, preparar la comida y arreglarme antes de marchar y, mucho tiempo no era.
Revolví en el armario. Encontré unos bonitos pantalones vaqueros que eran perfectos. También llevaría una camiseta rosa fucsia de manga corta, bastante sencilla pero muy bonita. En los pies llevaría mis Converse rosas. Busqué un bolso a juego. Tenía uno pequeño, cuadrado, de tela vaquera con flores rosas que era el toque final de mi conjunto. Con la ropa preparada solo me faltaba esperar.
Me acosté temprano porque la mañana siguiente madrugaría bastante. Me levanté y desayuné. Me metí en la ducha y acondicioné mi pelo con una mascarilla. Al salir me vestí y fui a peinarme. Me alisé el pelo pero no mucho. Decidí dejarlo suelto. Me maquillé un poco con algo de brillo de labios. Guardé las cosas en el bolso y salí hacia el trabajo.

Bookmark the permalink. RSS feed for this post.

4 Responses to Capítulo 10

  1. AYER SOLO PUDE LEER DOS CAPÍTULOS PERO ME ENGANCHÉ.!:D
    Hooy ya.. necesito más y más..
    eeres geniaL María:)
    me agregaste a tuenti,un besitoo^^

    ResponderEliminar
  2. Me alegro muchísimo de que te guste y muchísimas gracias ^^
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Uff la historia engancha eeh
    me he leido todos los capitulos en hora y media jajaja
    espero ansiosa el siguiente capitulo !
    Un besoo

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Me alegro de que a ti también te guste!! Jajajaja
    Mañana subo el siguiente al blog ;D
    ¡UN beso!

    ResponderEliminar

¡Hola! Alguien que se acuerda de comentar y hacerme feliz :) ¡¡Recuerda confirmar que no eres un robot!! xD
PD: Agradeceré tu comentario mientras no sea spam.

Search

Swedish Greys - a WordPress theme from Nordic Themepark. Converted by LiteThemes.com.