Capítulo 11

En el trabajo hablé bastante con Mike porque no tuvimos demasiado trabajo. Hablamos de todo y de nada. Hablamos de Manhattan y Barcelona. Me enseñó que sabía un par de palabras en español y no fui capaz de contener la risa por el acento que ponía intentando hablar como yo. De nuestros planes de futuro. Él quería ir a vivir a Barcelona y estudiar Antropología pero, de profesión quería ser conservador de museo de Historia. Yo no sabía muy bien que quería hacer pero, seguramente, haría periodismo.
Al salir del trabajo fui apresuradamente a mi casa y preparé la comida (milanesa de pollo con patatas fritas) y comí velozmente. Fui al cuarto de baño a lavarme los dientes y peinarme (otra vez). Le di unos retoques a mi maquillaje y, como me sobraba bastante tiempo, llamé a mi familia. Desconecté la cámara del enchufe y la guardé en el bolso.
Me dirigí a la estación de metro, y cogí él que me llevaría a la isla de la Libertad. Bajé y fui andando hasta la Estatua de la Libertad. Me detuve delante y vi un banco. Decidí sentarme ahí ya que todavía faltaba un cuarto de hora para mi cita con Diego. Estaba muy nerviosa. ¿Cuánto quedaba para las cinco? Solo habían pasado cinco minutos. Saqué el móvil y empecé a jugar a los juegos que venían. Miré la hora las cinco en punto. Guardé el móvil mientras buscaba a Diego con la mirada. No lo vi por ninguna parte. Los minutos pasaron lentamente y Diego no apareció. A las cinco y cuarto lo llamé. No contestó. Seguí esperando.
Volví a llamarle a las cinco y veinte. Esa vez tampoco recibí respuesta.
Empecé a preocuparme. ¿Le habría sucedido algo?¿Dónde estaría?
Le mandé un mensaje preguntándole donde estaba y si se encontraba bien. No contestó. Noté como las lágrimas afloraban a mis ojos. Simplemente me había dado plantón pero… Diego no era así. Diego no me hubiera llamado para darme plantón. Él nunca haría algo así. El Diego del que yo estaba enamorada no era de esa tipo de gente. Él era especial. Estaba segura.
Pero ese día Diego no apareció y rompió otra vez mi corazón. Eran ya las seis y yo todavía estaba en aquel banco, llamando a Diego. Decidí dejarle un mensaje en el contestador y en ese momento apareció alguien conocido.
-¿Abril?-juraría que esa voz pertenecía a…
-¿Mike?-me sorprendió tanto verlo allí que por un momento olvidé mis problemas y a Diego.
-¿Qué estás haciendo aquí?-su cara reflejaba total confusión.
-Pues…había quedado con…alguien y…-me dolía demasiado decir lo que en verdad había sucedido.
-¿Y?-preguntó Mike sin todavía comprender.
Me armé de valor y lo dije:
-Me ha dado plantón.
Me miró y vi aparecer en sus ojos un brillo extraño pero no logré identificar de que se trataba. Abrió la boca como si pensara decir algo pero al cabo de un segundo la cerró.
-Bueno y ¿tú que haces aquí?-intenté desviar la atención de mi infructuosa cita.
-Vine a dar un paseo a uno de mis lugares favoritos de Nueva York.
-Yo venía a visitarla por primera vez-señalé con la cabeza la estatua de la Libertad.
-¿Aún quieres?-sonrió. Realmente Mike tenía una sonrisa preciosa.
-¿Qué?
-Que si todavía quieres visitarla. Podemos ir juntos-su voz flaqueó en esa frase pero yo no le di importancia.
-Fabuloso-me ofreció su brazo. Lo acepté.
-¿Qué mejor que un neoyorquino para enseñarte uno de los lugares más emblemáticos de Nueva York?-se jactó Mike. Le di la razón.
Dimos un paseo alrededor de la estatua y me pidió disculpas por no poder subir al mirador pero había que reservar por Internet con semanas de antelación. Le contesté que no pasaba nada. No se porque siempre que estaba con Mike olvidaba mis problemas y a Diego.
Nos alejamos de la Estatua de la Libertad después de hacer unas cuantas fotos y fuimos a tomar algo. Mike me llevó a un bonito local, no era demasiado grande pero era acogedor. Las paredes estaban pintadas de color naranja claro. No había muchas sillas. Me sorprendió el hecho de que hubiera sofás en vez de sillas. Tomamos chocolate caliente aunque no hacía frío. Como teníamos hambre nos comimos unos cruasanes con chocolate. Yo insistí en pagar por el hecho de que me hubiera hecho de guía.
A las ocho volvimos a Manhattan:
-Oye, Mike.
-Dime.
-¿Te apetece que vayamos a cenar?
-Vale pero primero tengo que llamar a mis padres-hizo una mueca como diciendo ``ya sabes…´´ Le contesté elevando las cejas.
Mike sacó el móvil del bolsillo y marcó un número.
-Hola-le escuché decir.
Calló mientras escuchaba lo que le decía la persona de al otro lado de la línea.
-Es que estoy con una amiga y queríamos ir a cenar. ¿Puedo ir?-la persona del otro lado tardó unos segundos en contestar.
-Muchas gracias, mamá. Si, no volveré tarde-tras decir estas palabras colgó.
-Ya está.¿A dónde te apetece ir?
-La verdad es que nunca fui a ningún restaurante aquí.
-Me parece que me toca elegir entonces. Ummm.....-fingió que estaba meditando-¿Qué tipo de comida te gusta?
Me encogí de hombros.
-Española, italiana, mediterránea…
-Pues vamos a un italiano muy bueno que hay aquí cerca. Tienen la mejor pasta de todo Nueva York, por no decir de todo Estados Unidos.
-Vamos rápido que tengo mucha hambre-notaba como el estómago me rugía.
-¡Ah!-Mike gritó y miró detrás de sí.
-¿Qué pasa?-pregunté con la voz entrecortada.
-Pensé que había un león detrás de mí pero debía de ser tu estómago-se burló.
Le di un golpe en el brazo y él fingió que le hiciera daño.
Echamos a andar hacia el restaurante. Cuando llegamos solo quedaba una mesa libre. Tomamos asiento y miramos la carta. Escuché la risa de la chica de la mesa de al lado. Miré en esa dirección. Debía de estar con su novio. ¡Qué bonito! No quería pensar en Diego, así que, me dispuse a girar la cabeza pero una voz conocida me detuvo en medio del movimiento. Juraría que esa era la voz de Diego. El chico volvió a hablar. Era él, sin duda.
-¿Diego?
El chico se giró y vi que, verdaderamente, era él.
-¿Abril?

Bookmark the permalink. RSS feed for this post.

6 Responses to Capítulo 11

  1. Odio que sea así Diego:S
    si embargo Mike me encantá se quedará con Mike losé!;D

    ResponderEliminar
  2. AAAAAAg Diego es idiota!!! Y Abril más por no darse cuenta !!! Maria tu historia me encanta! Sigue así. :D
    Espero el cap 12 besos!!

    ResponderEliminar
  3. Hola! Acabo de leer todos los capítulos y la historia me encanta ^^
    Diego me parece un poco falso, pero Mike me cae genial :D
    Publica pronto, un beso! (L)

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado Mike en este capítulo :)

    ResponderEliminar
  5. Wow!! el libro cada vez me engancha más!! Y me gusta mucho como ha terminado!! seguiré leyendo!! (;

    ResponderEliminar
  6. Mike es genial!! a ver si al final Abril se queda con él. por otra parte, abril no hace mas que encontrarse con Diego la pobre se va a frustar :(
    estoy super enganchada! este capitulo me encantó :DD

    ResponderEliminar

¡Hola! Alguien que se acuerda de comentar y hacerme feliz :) ¡¡Recuerda confirmar que no eres un robot!! xD
PD: Agradeceré tu comentario mientras no sea spam.

Search

Swedish Greys - a WordPress theme from Nordic Themepark. Converted by LiteThemes.com.