Capítulo 13

Acudí bastante cansada al trabajo porque casi no conseguí pegar ojo en toda la noche. ¿Qué le pasaba a Diego? Él nunca fue así. Esa era una de las cosas que hacían que lo amara. No era como todo el mundo. Era muy buen amigo y, como amigo, jamás me había fallado. Pero desde que estaba en Manhattan estaba rarísimo. ¿Sería por la tonta de su novia?
En el trabajo Mike intentó animarme contándome chistes y haciendo bromas todo el rato pero no lo consiguió. Le sonreí un par de veces, por cortesía pero nada más.
Diego se pasó todo el día friéndome el móvil a llamadas y mensajes pero no le devolví ninguna. Me dolía tanto lo que me había hecho. Una cosa era que yo no fuera su novia y él no quisiera nada más que como amigo pero también me había fallado como eso. Pero, aun así, lo seguía queriendo. ¿Porqué no podía gustarme alguien, que nos hiciéramos novios y tonteáramos y ya está? ¿Por qué todo tenía que ser todo tan complicado?
En casa preparé una ensaladilla y comí mientras rechazaba todas las llamadas de Diego. Deseaba que se cansara pronto. En cuando no aguanté más descolgué el teléfono y grité:
-¡¡¡DÉJAME EN PAZ!!!¡¡¡NO QUIERO SABER NADA DE TI!!!
Colgué el teléfono y eso me alivió bastante. Las llamadas cesaron durante media hora. Pero volvieron con la misma insistencia. No quería que se disculpase. Quería olvidarme de él. Conocer a alguien y ser feliz con esa persona. No quería estar con Diego, él me hacía sufrir. Pero lo amaba y eso no se podía cambiar.
Pasé la tarde intentando mantenerme ocupada e intentando no prestar atención a las llamadas de Diego. Apagué el teléfono. Por la noche lo volví a encender para activar el despertador.
Fue una noche sin sueños.
A la mañana siguiente se repitió la rutina del día anterior. Mike vino a mi casa por la tarde. Le debía una comida por los perritos calientes y lo del restaurante. Le preparé mis famosas croquetas. Le encantaron. Nos reímos un montón mientras cocinábamos. Después de comer lavamos los platos y, casi, ensuciamos más de lo que limpiamos.
Estábamos sentados en el sofá viendo una película cuando el timbre de la puerta sonó. ¿Quién sería? Mike me miró con cara extraña y yo me encogí de hombros. Descolgué el telefonillo y pregunté quien era.
-Abril. Soy Diego.
-¿Qué haces aquí?
-Vengo a hablar contigo.
-Márchate, por favor-lo dije en un tono de voz calmado y sereno. No le gritaría. Me controlaría.
-Déjame subir. Quiero explicarte lo que pasó.-no quería escuchar lo que tuviera que decirme. Solo quería que me dejase en paz.
-¿Si te dejo subir cinco minutos, te irás y me dejarás en paz?
-Sí, solo quiero que sepas que fue lo que pasó y, espero, que puedas perdonarme-parecía arrepentido.
Suspiré.
-Sube, cinco minutos.
Abrí la puerta y volví al salón.
-¿Quién es?-preguntó Mike.
-Diego.
Su rostro se ensombreció y puso cara de estar siendo torturado pero no dijo nada.
Un minuto después Diego entró. Le indiqué con un gesto que me siguiera. Fuimos al salón.
-¡Oh, no! ¡Éste otra vez no!-lo dijo por Mike.
-A mí tampoco me caes muy bien-me volví a sorprender de que Mike entendiera a Diego hablando en español.
-Mira he venido a hablar con Abril no contigo.
Mike no contestó y yo tomé la iniciativa.
-¿Qué quieres?-mi voz no mostraba ninguna emoción.
-Quiero explicarte lo que pasó.
Sentí furia, una oleada de furia.
Diego continuó.
-Me surgió algo que hacer-parecía receloso a decirme que era.
-Espera, espera. ¿Me das plantón, no contestas a mis llamadas y ese mismo día te veo en un restaurante con tu ``novia´´ y luego, te pasas el día llamándome y te presentas en mi casa a darme estas explicaciones?-enfaticé la palabra ``novia´´.
-Aún no he acabado-noté que hacía un esfuerzo por controlarse y no gritarme.
-Pues date prisa-me dolió tratarlo así pero él me había hecho tanto daño. Hice un esfuerzo para que las lágrimas no aflorasen a mis ojos.
Diego suspiró. Sabía que me había hecho mucho daño.
-Alana me llamó…
Lo interrumpí.
-Y te olvidaste de mí. No contestaste a mis llamadas y te fuiste a cenar con ella…
-¿Sabes qué?-Diego gritó-¡Tampoco te afectó tanto cuando estabas cenando con ese gilipollas!-dijo señalando a Mike con la cabeza.
Mike fue a meterse pero lo detuve con una mirada en la que le comuniqué que me lo dejase a mí.
-¿Sabes tú otra cosa, Diego? A ese ``gilipollas´´ como lo acabas de llamar lo conozco desde hace una semana y me ha demostrado ser mejor amigo que tú en todo el tiempo que nos conocemos. Ese ``gilipollas´´ me vió sola en la Estatua de la Libertad y vino a animarme cuando tú me diste plantón-remarqué la palabra tú-Yo no lo considero precisamente un ``gilipollas´´ si no un buen amigo, no como tú-lo dije con dolor.
-Vale, Abril. Ya has decidido. Vine con la esperanza de que me perdonases pero según veo, yo también estaba muy equivocado contigo-estaba triste y no me miraba a los ojos.
Se giró para marcharse y al pasar al lado de Mike dijo:
-Muchas gracias. Ella era mi mejor amiga.
-Yo no fui el que le di plantón-Mike no fue capaz de contenerse.
Diego abrió la puerta y se marchó sin decir ninguna palabra más.
Yo me quedé donde estaba durante unos minutos. A continuación, miré a Mike y le dije:
-Por favor, márchate.
Mike se levantó y, sin decir palabra, se marchó.

Bookmark the permalink. RSS feed for this post.

3 Responses to Capítulo 13

  1. No entiendo la actitud de Diego!! Está celoso de Mike, lo que da a entender que siente algo por Abril, pero la deja en plantón porque lo llama Alana... No lo entiendo!!!
    Me tienes enganchadísima!! Gracias por enviarme el evento por tuenti :) Nada más verlo, me meto a leerlo :D
    Besos y sigue así

    ResponderEliminar
  2. A laaaaaa¡¡¡¡ pero k cara tiene Diego encima k la deja plantada, es un gilipollas Mike me cae muchísimo mejor. Además encima k fue él kien la dejó plantada se enfada pk ella después salió a cenar cn Mike k la encontró llorando¡¡¡

    Le odio, odio a Diego¡¡¡¡¡¡¡

    Publika pronto
    Bss

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué interesante! Me ha gustado el enfrentamiento entre los dos chicos. En el fondo creo que debería perdonar a Diego, que sí, que lo ha hecho mal, pero no pueden romper una amistad de toda la vida por eso...

    ResponderEliminar

¡Hola! Alguien que se acuerda de comentar y hacerme feliz :) ¡¡Recuerda confirmar que no eres un robot!! xD
PD: Agradeceré tu comentario mientras no sea spam.

Search

Swedish Greys - a WordPress theme from Nordic Themepark. Converted by LiteThemes.com.