Capítulo 38

Sentí como alguien me sacudía con delicadeza:
-¡Abril! ¡Abril!-abrí los ojos con calma y me encontré de frente con los ojos de Mike-¡Despierta, bella durmiente!-exclamó riendo-¡Qué ya llegamos!
¡Me había quedado dormida! Me levanté rápido y agarré mi bolsa, poniéndome en pie. Me restregué los ojos con la mano.
-Lo siento, Mike-dije avergonzada.
-Si lo llego a saber no vengo contigo-rió-¿Tienes gafas de sol?
Asentí con la cabeza.
-Póntelas-me ordenó.
-¿Por?
-Así cuando llegues a la playa te pones a dormir-volvió a reírse.
-¡Qué capullo!-le golpeé el brazo, empujándolo.
-¡No te enfades conmigo! Si yo no fui él que me dormí-musitó.
Giré la cabeza y no le hablé aunque en el fondo estaba disfrutando.
-¿Te enfadaste?-preguntó. Salí de la estación y caminé sin mirarle, acelerando el paso-¡Ey! ¿A dónde vas?-giré la cabeza. ¿Cómo que a dónde iba? ¡A la playa! Se lo iba a decir cuando continuó-Te equivocas de dirección. La playa queda por allí-señaló en la dirección contraria a la que iba yo.
Me puse como un tomate. ¿No podía meter más la pata ese día? Primero me quedaba dormida en el metro, después me equivocaba de dirección… ¡Uff!
Seguí a Mike.
-¿Qué harías sin mí?-dijo, jocoso.
-¿Quieres dejar de meterte conmigo?-le espeté.
-Está bien pero si no te hablo, no te quedes dormida-volvió a reír. Lo miré con mi mejor mirada de asesina en serie-Está bien. Paro, ya-y al fin lo hizo.
Oculté un bostezo para que Mike no insistiera con las bromas. ¡No volvería a madrugar un domingo! Se lo tendría que decir a Mike. Le diría que no me llamara antes de la hora de comer. Cuando me di cuenta ya estábamos en la playa. Buscamos un sitio donde instalarnos y nos tumbamos en las toallas. Me coloqué boca abajo y empecé a hablar con Mike para no volver a quedarme dormida. Se estaba tan a gusto. Todo era paz y tranquilidad.
Me dijo que Rachel a lo mejor vendría más tarde con sus amigas y con Jake y, así sucedió. Llamaron a Mike y le preguntaron donde estábamos, Mike les respondió y colgó. Al poco vinieron Sarah, Tiffany, Rachel y Jake haciendo el ruido que harían cuarenta personas en vez de cuatro. Mike y yo intercambiamos una mirada. Suspiramos y reímos. Los demás se tumbaron y comenzaron a hablar a gritos. La paz se había acabado.

Bookmark the permalink. RSS feed for this post.

3 Responses to Capítulo 38

  1. Primeraaaaa du du du du :D!
    me encanta *_*
    Siguiente ya, pero ya YA YA eh (;

    ResponderEliminar
  2. Buuf! sabes, ahora mismo he descuvierto tu novela y creo que es fantastica, en serio me encanta! siguela y no tardes mucho :)

    Un besiito, Gracia.

    ResponderEliminar
  3. ¿Solo falta un capítulo? ¡Espero que no discutan ahora en la playa justo antes del final!

    ResponderEliminar

¡Hola! Alguien que se acuerda de comentar y hacerme feliz :) ¡¡Recuerda confirmar que no eres un robot!! xD
PD: Agradeceré tu comentario mientras no sea spam.

Search

Swedish Greys - a WordPress theme from Nordic Themepark. Converted by LiteThemes.com.